Seguidores

jueves, 28 de marzo de 2013

La vida es un continuo cruce de caminos.
Una continua caída desde precipicios, o del precipicio de sus cadera si él te deja.
De arriesgarlo todo y perderlo al instante.
Un ir y venir de vidas sinfín, que no llevan a ninguna parte o que te acercan al lugar adecuado.
Más tarde aparecerá el camino en el que te pierdes o en el que deseas hacerlo, porque tras esa valla que te impide el paso, estarás tu. 
Y es que por contarte te cuento si me dejas los lunares, las cicatrices y la historia de mi obsesión por ti.
Yo no quería quererte, ni a ti ni a nadie, ese fue mi gran error.
Pero continué rascando el destino y forzándolo porque nadie muere de amor ni de desamor y por eso aún sigues aquí, consumiendo me los días y las horas.
Y me di cuenta que a ti te falta vida en tu propia vida, que no tienes suficientes motivos.
Y por mi parte sin embargo, si es cuestión de hablar de sobras, me sobran razones para llenarte cada esquina de la cama de motivos.
El mundo cae y nuestra vida también, pero yo quiero caer sobre tu espalda.
''Y no quiero hablar más de ti, pero es que siempre hablo de lo que me falta''

4 comentarios:

  1. Me gusta mucho tu blog y a partir de ahora: te sigo.
    Enhorabuena! Es genial!
    Yo también tengo uno: http://leerimaginarescribir.blogspot.com.es/

    Espero que me visites, que me comentes tu opinión sobre el y que me sigas como yo e echo contigo.
    Gracias. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Eso esta hecho :) Muchas graciasss!

    ResponderEliminar
  3. Me encantó totalmente, escribes super bien, felicidades!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Increible, de verdad, escribes que da gusto. Deberías de estar muy orgullosa de tu blog. Te seguimooooos :)

    ResponderEliminar